jueves, 7 de diciembre de 2017

TARTA GUINNESS


  • ¿Que necesitamos?


280 ml. de cerveza Guinness

250 gr. de harina
 
300 gr. de azúcar

250 gr. de mantequilla

75 gr. de cacao en polvo

2 huevos

120 ml. de nata liquida

1 sobre de bicarbonato

1 cucharadita de esencia de vainilla

300 ml. nata para montar

300 gr. de queso de untar

150 gr. azúcar glace


  • ¿Que hacemos?


Empezaremos encendiendo el horno y calentándolo a 180 ºC.


Mientras se calienta, en un cazo pondremos la cerveza, la nata liquida y la mantequilla y lo pondremos en el fuego hasta que se funda la mantequilla, y dejaremos que se enfríe un poco, para no echarlo tan caliente a la mezcla.


Ahora montaremos los huevos con el azúcar hasta que veamos que ha multiplicado su volumen, a continuación, bajaremos la potencia de la máquina y añadiremos poco a poco, los ingredientes líquidos, esta vez los tenemos ya mezclados todos en el cazo a excepción de la vainilla que le incorporaremos ahora. Una vez terminemos con los líquidos, empezaremos con los sólidos, poco a poco incorporaremos el cacao en polvo, la harina y el bicarbonato, que habremos tamizado antes. Una vez tenemos la mezcla hecha, la ponemos en un molde, engrasado con mantequilla y lo hornearemos 45 minutos a 180 ºC.


Transcurrido ese tiempo pincharemos con un palillo y si sale limpio ya lo tenemos acabado y lo dejamos enfriar.


Mientras se hornea haremos el relleno y la cobertura de la tarta, es muy sencilla, y en ella usaremos los ingredientes que aún no hemos usado, la nata para montar, el queso y el azúcar glace.


Empezamos a montar la nata y cuando este semimontada le añadimos el azúcar, y a continuación el queso. Montamos todo junto y listo. La reservamos hasta tener el bizcocho bien frio.


Ahora viene la parte un poco mas complicada, empezaremos cortando un poco la superficie del bizcocho para intentar igualarlo, y luego lo partiremos por la mitad, para tener dos capas de bizcocho. Una vez cortado, extendemos una parte del relleno que ya estará más frio y tendrá mas cuerpo que cuando lo montamos, no lleguéis hasta el borde, dejar medio centímetro sin poner crema, ya que al poner la otra parte del bizcocho es expandirá hasta el borde. Y repetimos la operación, esta vez con la cobertura, ahora nosotros decidimos si queremos que cubra los laterales o no, yo los he cubierto porque me sobraba mezcla, y es una pena tirarla, pero también tenemos la opción de repartirla toda sobre la cubierta.

  • Trucos


Si queréis, podéis usar dos moldes del mismo tamaño y repartir la mezcla, así no hará falta que partáis luego el bizcocho, solo tendríais que igualarlo por la parte superior.


También está la opción de no rellenarlo y ponerlo solo la crema en la parte superior, o tomarlo solo como un bizcocho de cerveza Guinness.

No hay comentarios:

Publicar un comentario